Pimientos asados con aceite de oliva virgen extra

Pimientos asados con aceite de oliva virgen extra

Pimientos asados, una receta rica y súper fácil de hacer.

Para el día a día, nos encanta cocinar platos fáciles de preparar, ricos y que nos ayuden a mantener la línea. Los pimientos asados con aceite de oliva virgen extra son una receta de comida real, típica de nuestras madres, que resultan un buen acompañamiento para cualquier otro plato de carne o pescado.

Es una receta que se ha cocinado siempre en casa, pero a la que nunca le había prestado atención. Recuerdo caminar por la casa de mis padres, con ese olor a pimientos asados invadiendo toda la casa; y cómo luego esas enormes verduras, quedaban reducidas en una finas tiras de color rojo carmín.

La ensalada de pimientos asados, creo que es de las cosas más ricas y completas que hay. Puedes comerla tanto en invierno como en verano, y el ingrediente estrella que crea la diferencia entre una buena y otra más normal, es el aceite de oliva que utilices.

Para ello, escoge un buen virgen extra Picual, equilibrado y con notas de cata a tomatera, y el éxito estará asegurado. Nuestro aceite tiene un aroma intenso frutado a plátano, hierba fresca, almendras verdes y recuerdos de tomatera. En boca, es un aceite de oliva virgen extra muy equilibrado, con un ligero picor final característico de la variedad Picual.

Verás los pimientos con otros ojos.

Ingredientes:

  • Aceite de Oliva Virgen Extra, Pago de Espejo
  • 5-6 pimientos rojos grandes
  • 2 ajos
  • Vinagre de Jerez o vinagre de manzana.
  • Sal

Preparación:

  • Precalentar el horno a 200 grados.
  • Embadurnar o pintar cada pimiento con aceite virgen extra y colocarlos en una bandeja especial para horno.
  • Asar unos 15 minutos a 200 grados, darles la vuelta y asarlos 15 minutos más para lograr una textura sedosa, pero que no se deshaga.
  • Si veo que están muy duros aún, meterlos en el horno 5 minutos más.
  • Pasados esos 30 minutos, los meto en una olla vacía, y los tapo con su tapadera, para que se terminen de hacer solos con su temperatura.
  • Una vez que están frios, los pelo uno a uno y cuelo el caldo que han desprendido.
  • En un mortero, ponemos los dos ajos, (previamente le hemos quitado el centro para que no pique en exceso y no sea una comida repetitiva). Echamos un poco de sal, un par de trocitos de pimiento ya pelado, el caldo que colamos antes y un hilo de vinagre y machacamos.
  • Una vez que tenemos todos los pimientos pelados en una ensaladera, los desmenuzamos un poco en tiras largas, y añadimos el aliño.

 

Y ahora sólo queda la mejor parte, #DISFRUTAR.

 

2 Comentarios

  1. Javier 5 meses hace

    Este es uno de mis platos favoritos, los pimientos rojos con huevo y un buen aceite de oliva virgen extra

    • Autor
      Mercedes 5 meses hace

      ¡¡Y de los nuestros Javier!! Gran mezcla. Creo que un buen huevo frito, es de las cosas más ricas que hay, sin embargo, qué poca visibilidad tiene… Me has dado una gran idea, próximo día, hablo de los huevos fritos en el blog. Gracias por seguirnos y comentar. Si quieres que hablemos de algún tema en concreto, somos todo oidos.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.