fbpx

Árbol de Navidad decorado con aceite virgen extra

Árbol de Navidad decorado con aceite virgen extra

¿Cuándo se pone el árbol de Navidad? Es la típica pregunta que todos nos hemos hecho alguna vez…

En España, no hay una fecha exacta marcada en el calendario, pero si tengo que «mojarme», yo diría dos: cuando en la tele empezamos a ver películas de Harry Potter, o bien, en el puente de Diciembre.

Y es que, para todos aquellos que adoramos la Navidad y que nos encanta decorar, estamos deseando que lleguen estas fechas, para poner nuestro ansiado árbol.

Hemos leído mucho sobre los orígenes de esta tradición, y aunque hay distintas versiones, todas coinciden en un hecho: la primera ciudad que le dió vida a este ritual, fue Alemania. Eligieron el pino, un árbol verde de hoja perenne, símbolo de la vida eterna. Pero no fue hasta el 1605, cuando se utilizó el árbol que conocemos hoy en día, totalmente decorado, para darle mayor calidez a esta festividad, en una época de extremo frío.

Esta tradición no llegó a España hasta finales del siglo XIX, de la mano de Sofía Troubetzkoy, de origen ruso y viuda de un hermanastro de Napoléon.

Sofía se casó en segundas nupcias con un aristócrata y político español, José Osorio, y en uno de sus viajes a Inglaterra, cayó hechizada al ver un abeto doméstico decorado de forma sublime en el palacio de Windsor; habitado entonces por la soberana Victoria y su esposo, el príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo. Un noble de origen Alemán, que sin saberlo, se convirtió en embajador del árbol de navidad como el último grito de moda en las navidades, dentro de los círculos de la sociedad victoriana.

Otro dato que llamó nuestra atención, fueron los adornos originales que colgaban de sus ramas, que podían ser desde rosas de papel, dulces, pan de oro, manzanas, hasta golosinas de azúcar. Pero como todo cambia y evoluciona, hoy día podemos encontrar muchas alternativas al típico árbol de navidad. Ideas muy originales que van desde árboles blancos, de madera, materiales reciclados o naturales. Todas son buenas opciones, lo fundamental es cuidar su esencia, es decir, el espíritu navideño.

Y nosotras, después de darle muchas vueltas, queríamos ofreceros nuestra versión 2.0 del árbol de navidad Pago de Espejo. Un árbol original, blanco, hecho con guata, madera y nuestro virgen extra como adornos, haciendo un guiño a los originales, que eran alimentos.

En definitiva, un árbol precioso y nutritivo, que refleja los valores de la marca, nuestra pasión, creatividad, alegría, y unión familiar.

¡Esperemos que os guste el resultado, tanto como a nosotras!

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.