Mayonesa casera con virgen extra, tu nuevo vicio

Mayonesa casera con virgen extra, tu nuevo vicio

Desde pequeñas, estamos acostumbradas en casa, a tomar mayonesa verde, SI, VERDE. Según fuese la campaña de nuestro aceite virgen extra, unos años la mayonesa tiraba a un amarillo Lemon Verbena, y otras, sin embargo, a un color mucho más verdoso, como sería el Sunny Lime, según Pantone…

Siempre que venía alguien nuevo a casa, se sorprendía muchísimo al ver el color de nuestra salsa. Preguntaban curiosos por los motivos de aquél color tan llamativo, y una vez que la probaban, “ya estaba todo perdido” y es que querrían poner esta sabrosa mayonesa a cada plato de sus menús diarios. El paso siguiente, una vez que terminaban con la última gota de la salsera, echando sopas y sopas de pan, era preguntar ansiosos por la receta familiar.

A día de hoy, me siguen haciendo gracia sus caras al conocerla, ya que es la receta de siempre, lo único que varía, es la materia prima. Y es que como decimos siempre, la diferencia entre un plato bueno, y otro espectacular, reside en utilizar un gran Aceite de Oliva Virgen Extra,  como es nuestro Picual Pago de Espejo. Ese ligero picor final característico del Picual, unido con los cítricos, le otorga a la mayonesa, un sabor potente a la vez que sedoso, muy agradable en boca.

Así que ya sabes, si quieres sorprender a tus invitados, o simplemente disfrutar en casa de una mayonesa excepcional, sigue estos sencillos pasos:

Ingredientes:

  • 250 ml de Aceite de Oliva Virgen Extra Picual Pago de Espejo.
  • 1/2 limón
  • 1 huevo
  • 1 pizca de sal gorda

Elaboración:

Verter el aceite en el vaso de la batidora, añadir el huevo, el zumo del limón exprimido y colado, y una pizca del sal gorda. Meter el brazo de la batidora hasta el fondo del vaso a alta potencia, y dejar actuar durante unos segundos. Una vez que la mezcla ha emulsionado, subir muy lentamente el brazo de la batidora, de abajo a arriba, hasta alcanzar la superficie, para lograr que todos los ingredientes se mezclen por igual.

Una vez que se consigue una mezcla homogénea, batir de 2 a 3 veces de arriba a abajo con fuerza, hasta lograr una mayonesa espesa…¡y ya está lista!.

Consejo 1: Meter en la nevera durante al menos una hora, para que tome temperatura y quede más compacta.

Consejo 2: Si ves que la mezcla sigue aún líquida, y no has conseguido que la mayonesa tome consistencia, habrá ocurrido lo indeseado, “se ha cortado la mayonesa”; pero no entres en pánico, no ocurre nada, tenemos un truquito. Coge otro huevo, échaselo, y comienza el proceso desde el principio, esta vez seguro que irá todo bien!

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.